• Aspectos a tener en cuenta en el uso de cuerdas en trabajos verticales en el sector eólico.jpg
05-08-2019

En el sector eólico, el uso de cuerdas en trabajos verticales es algo cotidiano. Por eso, nos ha parecido muy interesante hacer un resumen de la “Guía para el uso de cuerdas en trabajos verticales” que elaboró hace unos años la Asociación Empresarial Eólica. También hemos querido aportar el conocimiento que nuestros técnicos han adquirido a lo largo de los años.

Actividades donde se recomienda el uso de cuerdas

Algunas de las actividades del sector eólico donde se recomienda utilizar cuerdas son:

  • Inspección de palas, mediante termografías, ultrasonidos y/o tap-coin, denominados mantenimiento preventivo.
  • Reparación y/o reconstrucción de palas y nacelles, denominado mantenimiento correctivo.
  • Trabajos en el exterior de la torre o góndola
  • Trabajos en el interior de la torre no accesible desde las plataformas fijas.

Cuerdas semiestáticas

Las cuerdas semiestáticas o cuerdas de bajo coeficiente de alargamiento son las utilizadas en los sistemas de acceso mediante cuerdas y están reguladas por la norma EN 1891. Existen dos tipos de cuerda reguladas por esta norma: de tipo A y de tipo B. Las cuerdas de tipo B deben ofrecer una resistencia de 18 KN, tienen una duración más limitada y exigen una mayor atención en su uso. Las cuerdas de tipo A deben ofrecer una resistencia de 22 KN y cumplir unos requisitos más exigentes.

Las cuerdas están fabricadas en poliamida y se dividen en dos partes: el alma o núcleo, que aporta 2/3 de la resistencia total y la funda o camisa (+- 1/3 del peso y de la resistencia de la misma), cuya función no es otra que la de proteger el alma de los agentes externos (polvo, rayos UV, agentes químicos, etc.).

Las principales características de las tipo A (exigibles por normativa) son:

  • Resistencia a la rotura mínima: 2200 daN.
  • Resistencia mínima con nudo de ocho: 1500 daN.
  • Fuerza de choque máxima: 600 daN en un ensayo con factor de caída 0,3 y una caída de 60 cm, con una masa de 100 kg.
  • Resistencia dinámica: No se rompe con una caída de factor 1 y 2 m de caída con una masa de 100 kg.
  • Alargamiento máximo: 5%. El cálculo se realiza colgando primero 50 kg y después 150 kg.

Partes de la cuerda

En los diferentes tipos de cuerdas te puedes encontrar con cuatro partes fundamentales, dos de ellas que son las más importantes, que son la composición de la cuerda, el Alma y la Camisa o Funda y dos de información, el marcado en los cabos y el hilo de color que va en el Alma.

Alma

El Alma es la parte interior de la cuerda, representa del 65-75% del peso de la cuerda y soporte cerca del 85% de la energía absorbida de la caída. Está compuesta por multitud de fibras de nylon con trenzados y tratamientos especiales, que hacen que le dé a la cuerda la elasticidad que busca el fabricante para según el uso al que vaya destinada.

Camisa o funda

La camisa, es la parte exterior de la cuerda, la de color, la que vemos. Esta parte recubre el Alma para protegerla de abrasiones, polvo, luz solar, etc. Suele representar el 25% del peso de la cuerda y aguanta alrededor de 20% de la energía absorbida de las caídas.

Marcado de los cabos

En cualquiera de los tipos de cuerdas, en los cabos de éstas, te encontrarás con una etiqueta enrollada en ellos, que te ofrece información muy importante. Esta etiqueta te indicará: longitud, fabricante, Nº de norma CE-UIAA, diámetro, año de fabricación, tipo de cuerda y si lleva algún tratamiento, también vendrá representado.

Hilo de color en el alma

Enrollado con las fibras del alma, puedes apreciar que hay un hilo de color, el cual te dirá, según sea su color, el año de fabricación de la cuerda. Este hilo lo lleva porque las cuerdas pueden perder la marca de los cabos y mediante el sistema del hilo siempre podrás saber el año de fabricación de la cuerda.

Resistencia al calor

La poliamida (nylon) funde a unos 250º. Sin embargo, hay cuerdas que incluyen kevlar o aramida en su alma para trabajar en temperaturas de hasta 300º. Estas cuerdas se destruyen hacia los 500º. Así que son recomendables para realizar trabajos en zonas calientes.

Tiempo de suspensión

El tiempo máximo que se puede estar suspendido es de 4 horas ininterrumpidas según la certificación IRATA. Eso sí, siempre hay que ir provisto de una silla de trabajos verticales, aunque no se considera un elemento del EPI, es totalmente recomendable para evitar así el mal del (Síndrome del arnés).

Viento

A la hora de realizar trabajos verticales, la velocidad máxima permitida será de 12 m/s como norma general. Además, se recomienda bloquear el rotor siempre en la posición de mínima resistencia. A continuación te mostramos una tabla con los rangos de velocidades del viento hasta donde es seguro trabajar. Eso sí, recuerda siempre utilizar las medidas de seguridad adecuadas.

                             tabla con los rangos de velocidades del viento hasta donde es seguro trabajar..jpg
Temperatura

A la hora de usar cuerdas en trabajos verticales, también hay que tener en cuenta las temperaturas, tanto las altas como las bajas. Estas determinaran las medidas de protección y prevención necesarias, así como el tiempo de trabajo.

Altas temperaturas

En esta tabla puedes ver los límites recomendados a la hora de trabajar con altas temperaturas según la dureza del trabajo y las exigencias del mismo.

                                                       Altas temperaturas uso cuerdas verticales.jpg

Bajas temperaturas

En este gráfico puedes ver los límites de trabajo que se recomiendan según las bajas temperaturas y la velocidad del viento.

                                                                  Bajas temperaturas uso cuerdas verticales.jpg

Precipitaciones

Otra de las condiciones climáticas que hay que tener en cuenta al utilizar cuerdas en trabajos verticales son las precipitaciones. Ya sea en forma de lluvia o nieve, determinarán la viabilidad de realizar trabajos en altura en el exterior del aerogenerador, independientemente del equipo de trabajo que se utilice.

Formación

En el sector eólico, existen unas directrices básicas de maniobras y operaciones para las técnicas de acceso, posicionamiento y rescate mediante cuerdas. Por este motivo, se debe realizar una formación específica tanto teórica como práctica:

  • Manejo y familiarización de los equipos y materiales utilizados para realizar el trabajo de manera eficaz y segura.
  • Técnicas para resolver un posible rescate de un trabajador suspendido.

Reglamentariamente, se requiere la designación de un Recurso Preventivo. Este recurso debe estar presente en la ejecución de los trabajos. Además de la formación básica en PRL, hay que tener una formación avanzada en:

  • Aplicación del procedimiento de trabajo establecido
  • Sistemas de montaje
  • Equipos de protección personal a utilizar
  • Técnicas de rescate y primeros auxilios

Toda esta formación debe certificarse documentalmente mediante acreditaciones formativas establecidas o emitidas por las Asociaciones de Empresas de Trabajos Verticales.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer más a fondo todo lo que tiene que ver con el uso de cuerdas en trabajos verticales en el sector eólico. ¿Cuál es la situación más adversa a la que te has enfrentado en el uso de cuerdas en trabajos verticales?

cba9c543661d6f9804f037a48dab8097.pngEsta empresa ha recibido una ayuda cofinanciada al 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional a través del Programa Operativo FEDER 2014-2020 de Navarra

Top